INFORMACIÓN IMPORTANTE: Esta página utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos, mejorar la navegación por la web. Si continúa navegando entendemos que acepta la instalación de cookies. Para obtener más información sobre las cookies y cómo puede gestionarlas acceda a nuestra Política de cookies. aceptar
Carbonell, Xavi

Carbonell, Xavi

Alcoy, 1971

La pasión por el Arte y la necesidad de expresar sus sentimientos de manera plástica,fue lo que llevó a Xavi Carbonell a iniciarse en el mundo de la pintura hace ya más dedos décadas. Sus principales influencias no solo han venido de la mano de artistas consagrados como Basquiat, Cy Twombly, Saura y otros del Expresionismo Abstracto, sino también de los garabatos esbozados por los más pequeños.
Dominando la abstracción y el dibujo automático, Xavi Carbonell nos presenta una obra en la que queda patente el interés del artista por el Arte Infantil, no solo desde un punto de vista formal, donde los elementos iconográficos están esbozados con trazos que parecen surgidos de la mano de un niño, sino también en la elección de los héroes y personajes de sus obras: princesas, ogros, caballeros… seres que forman parte de un cuento que nosotros mismos nos inventamos.
En estas obras hay poesía y sentimiento. Hay sencillez y pureza. Hay libertad. Libertad en la ejecución, en la creación, siendo esta libertad la conexión con el público, quién, ante una de sus obras, es libre de imaginar, de inventarse una historia. Somos libres de hacer nuestro el mundo particular y privado del artista. 

La pasión por el Arte y la necesidad de expresar sus sentimientos de manera plástica,fue lo que llevó a Xavi Carbonell a iniciarse en el mundo de la pintura hace ya más dedos décadas. Sus principales influencias no solo han venido de la mano de artistas consagrados como Basquiat, Cy Twombly, Saura y otros del Expresionismo Abstracto, sino también de los garabatos esbozados por los más pequeños.
Dominando la abstracción y el dibujo automático, Xavi Carbonell nos presenta una obra en la que queda patente el interés del artista por el Arte Infantil, no solo desde un punto de vista formal, donde los elementos iconográficos están esbozados con trazos que parecen surgidos de la mano de un niño, sino también en la elección de los héroes y personajes de sus obras: princesas, ogros, caballeros… seres que forman parte de un cuento que nosotros mismos nos inventamos.
En estas obras hay poesía y sentimiento. Hay sencillez y pureza. Hay libertad. Libertad en la ejecución, en la creación, siendo esta libertad la conexión con el público, quién, ante una de sus obras, es libre de imaginar, de inventarse una historia. Somos libres de hacer nuestro el mundo particular y privado del artista. 

Libres para creernos los protagonistas de ese universo al que nos gustaría acceder sólo con tocar el lienzo, o golpeando los tobillos tres veces, como Dorothy Gale, sintiendo como un tornado nos atrapa y a través de un largo túnel, caer como Alicia en ese mundo maravilloso y fantástico, donde no se sabe muy bien lo que nos vamos a encontrar. Libres para imaginar que caminamos perdidos por ese mundo fantástico, chocando con los corazones, oliendo las flores, intentando tocar las nubes, queriendo atrapar una mariposa para que nos de suerte, o deseando ser la dama… o el caballero. Esta iconografía a veces real, a veces fantástica, ha dado como resultado una obra de gran belleza, sublime, realizada de la misma manera que las manos infantiles plasman sus propios sueños en la pared.
Quedan así proyectadas las huellas del país de Nunca Jamás que tal vez nunca hemos querido dejar atrás.


Victoria Arribas


Art Curator


Decía Bob Dylan “te dejaré entrar en mis sueños si me dejas entrar en los tuyos”.
Nosotros entramos en los de Xavi Carbonell sin preguntar y por supuesto, sin dejarle entrar en los nuestros.
¿Con qué sueña un artista? o mejor, ¿cómo sueñan los artistas? En el caso de Xavi, parece que sus fantasías toman tintes monocromos, pero probablemente, los sueños sean así. Además, cabría preguntarse: ¿cómo soñamos, en color o en blanco y negro?
mbolos, elementos lineales que poco a poco van inundando el espacio, tal vez jugando con la ilusión, tal vez buscando un sentimiento de libertadpero no seré yo quién interprete los sueños, pues eso es cosa de sabios. Lo que está claro es que todos soñamos, por lo general dormidos, aunque también despiertos. Y como este tema es harto complicado y no es mi intención generar debates inanes, me limito a citar la famosa síntesis de Calderón de la Barca, la vida es sueño y los sueños, sueños son”.


Victoria Arribas


Art Curator



(+) (-)
Mostrando 1 - 23 de 23 items