INFORMACIÓN IMPORTANTE: Esta página utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos, mejorar la navegación por la web. Si continúa navegando entendemos que acepta la instalación de cookies. Para obtener más información sobre las cookies y cómo puede gestionarlas acceda a nuestra Política de cookies. aceptar
Guerrero, José

Guerrero, José

Granada, 1914

Fue un pintor y grabador de estilo abstracto siendo reconocido por muchos artistas jóvenes como uno de los pintores más relevantes para las últimas generaciones.
Se forma en la Escuela de Artes y Oficios de Granada y muy pronto, se traslada a Madrid para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en la que tiene como profesor a Daniel Vázquez Díaz.
En 1942 es becado por la Casa de Velázquez, y, tres años después, por gobierno francés, momento en el que se traslada a París. Allí conoce in situ la vanguardia europea y, sobre todo, la obra de los pintores españoles pertenecientes a la Escuela de París.

Fue un pintor y grabador de estilo abstracto siendo reconocido por muchos artistas jóvenes como uno de los pintores más relevantes para las últimas generaciones.
Se forma en la Escuela de Artes y Oficios de Granada y muy pronto, se traslada a Madrid para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en la que tiene como profesor a Daniel Vázquez Díaz.
En 1942 es becado por la Casa de Velázquez, y, tres años después, por gobierno francés, momento en el que se traslada a París. Allí conoce in situ la vanguardia europea y, sobre todo, la obra de los pintores españoles pertenecientes a la Escuela de París.

A partir de entonces, su obra se puebla de ecos vanguardistas y signos picassianos que irá abandonado en los primeros años de la década de los cincuenta cuando descubre el expresionismo abstracto en Nueva York. Instalado desde 1950 en aquella ciudad entabla contacto con la galería Betty Parssons y en 1954, ya expone junto a la obra de Joan Miró en el Art Club of Chicago. Esta muestra supuso para José Guerrero un reconocimiento internacional. La estética de su obra cambia por completo, influida por el expresionismo abstracto de Rothko y l’action painting de Kline. José Guerrero crea unas composiciones donde queda patente una tensión vital entre espacios, colores y objetos irreconocibles.
En 1965 cuando regresa a España su obra comienza a reconocerse. 
Participa en la creación del Museo de Cuenca. En 1966 realiza una de sus composiciones más conocidas La Brecha de Viznar, inspirada en la obra de Federico García Lorca. Muy pronto, vuelve a Nueva York aunque continuará viajando a España. Su producción continúa teniendo como protagonistas a las masas de color, los planos y las líneas que, en ocasiones, se ven influidas por la obra de Clyfford Still o Barnett Newman.
Reconocido como uno de los pintores españoles más importantes de la Escuela de Nueva York, la trayectoria de José Guerrero es muy pronto reconocida así en 1959 es nombrado por el gobierno francés Caballero de la Orden de las Artes y las Letras; en 1976 se celebra en su ciudad natal su primera exposición antológica; en 1984 recibe la Medalla de Oro a la Bellas Artes y en 1989 es condecorado por la Fundación Rodríguez Acosta.

(+) (-)
Mostrando 1 - 3 de 3 items