INFORMACIÓN IMPORTANTE: Esta página utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos, mejorar la navegación por la web. Si continúa navegando entendemos que acepta la instalación de cookies. Para obtener más información sobre las cookies y cómo puede gestionarlas acceda a nuestra Política de cookies. aceptar
Brinkmann, Enrique

Brinkmann, Enrique

Málaga, 1938

El pintor, grabador y dibujante autodidacta de origen alemán Enrique Brinkmann (Málaga, 1938) inició en Málaga estudios de peritaje industrial y los abandonó tempranamente para dedicarse a la pintura. A comienzos de los años sesenta se trasladó a Alemania, donde amplió su formación autodidacta, aprendió grabado, mantuvo contactos con representantes del movimiento Fluxus y asistió a los primeros happenings de Wolf Vostell. En 1964 vivió en Italia, donde conoció al pintor vanguardista Emilio Vedova. En Málaga le contacta el actor Anthony Quinn, que le compra numerosos cuadros y dibujos y le organiza una exposición en la Gallery Forum de Nueva York. Residente de nuevo en España desde 1966, se dedica Brinkmann fundamentalmente a la pintura, el dibujo y el grabado. En este periodo representa a España en dos ediciones de la Bienal de Sao Paulo y en varias ediciones de la Exposición Internacional de Dibujo de Rijeka. Sus logros artísticos son reconocidos en 1994 con el Premio Nacional de Grabado de la Calcografía Nacional y en 2006 con el premio A una vida de arte del Ministerio de Cultura. Las obras de Brinkmann se encuentran en el MoMA de Nueva York, el Wallraf-Richartz Museum de Colonia, el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid,

El pintor, grabador y dibujante autodidacta de origen alemán Enrique Brinkmann (Málaga, 1938) inició en Málaga estudios de peritaje industrial y los abandonó tempranamente para dedicarse a la pintura. A comienzos de los años sesenta se trasladó a Alemania, donde amplió su formación autodidacta, aprendió grabado, mantuvo contactos con representantes del movimiento Fluxus y asistió a los primeros happenings de Wolf Vostell. En 1964 vivió en Italia, donde conoció al pintor vanguardista Emilio Vedova. En Málaga le contacta el actor Anthony Quinn, que le compra numerosos cuadros y dibujos y le organiza una exposición en la Gallery Forum de Nueva York. Residente de nuevo en España desde 1966, se dedica Brinkmann fundamentalmente a la pintura, el dibujo y el grabado. En este periodo representa a España en dos ediciones de la Bienal de Sao Paulo y en varias ediciones de la Exposición Internacional de Dibujo de Rijeka. Sus logros artísticos son reconocidos en 1994 con el Premio Nacional de Grabado de la Calcografía Nacional y en 2006 con el premio A una vida de arte del Ministerio de Cultura. Las obras de Brinkmann se encuentran en el MoMA de Nueva York, el Wallraf-Richartz Museum de Colonia, el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid,

Brinkmann ha calificado su obra como “un proceso hacia el infinito”. Abierta a una constante innovación, sus transformaciones no son sin embargo espontáneas sino que parten de una reflexión continua y de un persistente fundamento de valores y convicciones, que resultan de la investigación propia, la experiencia personal y el conocimiento directo de materiales y técnicas.
Mientras que en las primeras etapas de su trayectoria su producción está inspirada en referentes materiales del mundo real, a partir de finales de los 70 se produce un abandono progresivo de la figuración, marcado por la desaparición de la figura como fuente anecdótica de su arte y la adopción de soluciones plásticas de acusada esencialidad. A partir de 1987, en una siguiente etapa de cambios, decide el artista depurar su obra de todo lo accesorio, prescindiendo de la forma y dando entrada a elementos gráficos de gran sutileza, variando también los fondos siempre sugerentes de sus creaciones. En este periodo la innovación alcanza también a los materiales y las técnicas empleadas. 

(+) (-)
Mostrando 1 - 4 de 4 items