English | Español

Home / EXPOSICIONES / Exposiciones / Rodriguez Guy (Octubre 07)

Rodríguez Guy

Emociones

4.10_7.12.2007


El pasado cuatro de octubre, la galería ArteInversión inauguró la obra de Pablo Rodrícuez Guy, hombre polifacético en las artes que, con esta muestra, enseña el camino de sus inquietudes: el crisol de Emociones cuya transmisión a través de la pintura, la escultura y la acción en sí misma, es vehículo de comunicación hacia un público que accede a sus obras en un camino iniciático y progresivo.
 

El hecho de la creación plástica es, a menudo, una entrega visceral, íntima. Un proceso difícilmente explicable al que pudieron asistir los presentes en la apertura, donde se desarrolló un acto efímero en sí mismo. Una intervención en el medio y el espacio, un diálogo con el cuerpo desnudo de una mujer a través de la pintura, cuyo testimonio, muy distanciado plásticamente de las antropometrías de Yves Klein, está aún presente en la sala como una memoria persistente. El hecho accesorio se convierte así en propio objeto expositivo, dando pie a un juego de sentidos complejo e inacabado. Niveles artísticos y de realidad. La pintura de Rodríguez Guy surge con un debate íntimo. Su desarrollo, en constante movimiento, es esencia viva de un ser que ordena su propio yo con la imagen. La mirada que en el munso se posa, introduce la realidad en una dimensión compleja, aprehendiendo en el infinito del yo-pintura testimonios sensibles, ciertos, creando una obra compleja en texturas y requebrada con juegos perceptivos mutuamente inbricados. Encontramos así la complejidad de un pensamiento, de unas sensaciones intensas que se quieren transmitir por el hecho artístico.

Creación que es al tiempo revelación de un yo que no niega su propia complejidad, buscándose en nuevas técnicas y materias, que configuran un afán que, si no científico, sí que es abierto a un futuro en constante devenir. Planos, sombras y espacios, como en la propia mente. Junto a los lienzos, seis esculturas. Frormas sinuosas que niegan su propio peso en un movimiento desvanecido que reduce la pintura, atrapándola en su superficie para huir de nosotros. Los cuerpos, casi totémicos, se vuelven esquivos, pasajeros, persistiendo en la memoria como una sensación primigenia reconocida e inaprehendida. Tal vez no sean otra cosa que su propio yo, el pintor que nos mira enseñando su interior, persistiendo ligero en su propia obra porque sabe que, incluso en su ausencia, con sus obras hay mucho del yo subyaciendo.
 
Pinturas, papeles y otros inventos
Fernando Rincón, El Punto de las artes
 

2007 ARTEINVERSION INTERNET, SL

ISABEL II, 24-26, 28660, Boadilla del Monte, Madrid

Telephone +34 91 632 53 58 Fax +34 91 632 53 59





Wildcard SSL Certificates